Plan Estratégico 2019-2023

 Visión y Misión

La visión de El Porvenir (EP) para los próximos cinco años es que “Familias rurales gozan de una mejor salud a través de proyectos integrales de agua.” Vamos a trabajar en conjunto con comunidades rurales para desarrollar proyectos sostenibles de agua limpio, programas educativos y proteger el medioambiente.

 

Contexto histórico

Desde 1989, EP ha trabajado conjuntamente con más de 750 comunidades nicaragüenses para construir más de 1,300 proyectos de agua y saneamiento.

 

A lo largo de los años, nuestro enfoque se ha ampliado, sin embargo, seguimos priorizando el acceso al agua limpia y abundante; especialmente para las mujeres, las cuales son las que utilizan más el agua por tradición y cultura para los quehaceres domésticos. En 1993, se construyeron las primeras letrinas que fueron cruciales para proteger la calidad del agua en pozos y sistemas de agua.  En 1998, EP introdujo la reforestación para ayudar en la protección del nivel freático y asegurar la abundancia de agua. En 2012, ampliamos nuestro programa de reforestación para abordar la protección de cuencas. Nuestro personal de reforestación revisó las cuencas hidrográficas en cinco regiones y seleccionó una para comenzar los trabajos de restauración. Nuestro enfoque de cuencas nos hace destacar en el sector de agua y saneamiento por nuestro enfoque integral del trabajo. En 2003, EP comenzó el programa de educación para la salud enfocado en inculcar hábitos higiénicos y garantizar el uso sostenible de los proyectos.

 

Durante nuestro último período del Plan Estratégico, 2014-2018, EP experimentó un gran crecimiento y la incorporación de una nueva oficina regional en Waslala. EP ahora cuenta con 4 cuencas modelo en progreso y otros 2 por comenzar. Ampliamos nuestro trabajo en las escuelas donde tenemos presencia; la cobertura de saneamiento ha incrementado en un 21% en las áreas donde trabajamos. Vimos que el 94.4% de los proyectos construidos en este período aún se encuentran en buenas o excelentes condiciones tres años después de la construcción. EP se involucró más a nivel nacional con la Red de Agua y Saneamiento de Nicaragua (RASNIC) y ayudó a avanzar en la agenda nacional para compartir las mejores prácticas y trabajar de manera más inteligente.

 

Nuestros proyectos siempre han incluido un componente de mano de obra comunitaria para garantizar el compromiso local; en 2009, EP aseguró el compromiso de los gobiernos municipales de contribuir con el 10-15% del costo del proyecto. El año siguiente, las comunidades comenzaron a contribuir con un 5-15% en financiamiento junto con su trabajo. Estas contribuciones aseguran que las diferentes partes interesadas tengan un interés en el proyecto y ayudan a mantenerlo sostenible.

 

EP tiene su sede en Managua, Nicaragua y actualmente trabaja en los municipios de Ciudad Darío, Terrabona, Camoapa, San Lorenzo, El Sauce y Waslala; en total, esos municipios tienen una población rural de 145,945 personas en más de 500 comunidades. Todo el personal del país, excepto uno, es nicaragüense.

 

Contexto actual

Nicaragua está experimentando un clima político algo complicado. A pesar de esto, EP ha logrado continuar trabajando con atrasos ocasionales. No podemos pronosticar fácilmente los próximos 5 años en esta situación, pero esperamos continuar nuestro trabajo y crecer lentamente. Esperamos desaceleraciones en las contribuciones municipales y comunitarias durante este momento difícil, por lo que es posible que necesitemos más ayuda de nuestros donantes para cumplir con estos ambiciosos objetivos.

 

Principios y valores

El Porvenir creemos que todos los proyectos deben de ser:

• Empujados desde la comunidad

o Todos los proyectos comienzan con el liderazgo de la comunidad, cuando los miembros de la comunidad solicitan nuestro apoyo. Esto asegura la sostenibilidad: es probable que una comunidad que necesita un proyecto la mantenga. El liderazgo comunitario participa en la capacitación y se anima a incluir mujeres.

• Llegando a la última milla

o Trabajamos con cada comunidad que solicita nuestra ayuda, sin importar lo remota que sea, en los municipios donde trabajamos.

• Alta calidad

o Los proyectos se implementan con altos estándares de calidad desde la construcción del proyecto hasta la limpieza del agua.

• Sostenible

o Nuestro trabajo dura con el tiempo: la tecnología es asequible y accesible a nivel local, y las comunidades tienen conocimientos locales para hacer reparaciones. Varios otros principios, como la alta calidad, también contribuyen a la sostenibilidad.

• Integral

o Las áreas de nuestros programas se complementan entre sí: el programa de cuencas hidrográficas trabaja para aumentar el flujo de agua en los proyectos de agua, mientras que el programa de educación en higiene maximiza los beneficios de salud de los programas de agua y saneamiento.

• Respetuoso de los derechos humanos

o El acceso al agua y al saneamiento son derechos humanos básicos reconocidos por las Naciones Unidas desde 2010. El Porvenir se esfuerza por respetar los derechos humanos al satisfacer las necesidades de todas las personas sin preocuparse por el nivel de habilidad, raza, religión, postura política o género. Creemos en proyectos inclusivos y promovemos el liderazgo femenino.

 

El Porvenir es una organización de aprendizaje. Aunque contamos con un equipo altamente experimentado, siempre hay más que aprender. Adaptamos nuestros métodos basados en nuestras propias experiencias y las mejores prácticas.

 

Qué hacemos y cómo lo hacemos.

EP actualmente trabaja en seis municipios nicaragüenses en comunidades rurales definidas por poblaciones de 1000 o menos, pero al menos 5 casas o más

 

Construir acceso

EP ayuda a las comunidades a construir o rehabilitar sistemas de agua comunitarios y sistemas de saneamiento familiar.

 

Consideramos que nuestro trabajo finalizará en un municipio cuando el 95% de los hogares tenga acceso al agua a 500 metros de su hogar, y cuando el 95% de los hogares tenga acceso a servicios de saneamiento dignos en su hogar o patio. Trabajamos para alcanzar ambos objetivos en las escuelas y en los puestos de salud también, pero nuestro enfoque de alto nivel está en los hogares y las comunidades. Desde 2019 hasta 2023, nuestro objetivo es aumentar la cobertura de agua y saneamiento en los hogares en 12 puntos porcentuales en cada uno de nuestros municipios y completar el trabajo en agua en al menos dos municipios. Apoyamos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, particularmente el objetivo # 6 que se relaciona con el agua, el saneamiento, la higiene y las cuencas hidrográficas.

 

Situación actual en nuestras regiones a partir de 2018:

Annotation 2019-08-06 104637.png

 El acceso al agua parece ser el más alto, pero sabemos que muchas comunidades tienen pozos y sistemas de agua sin cloración entonces aún no tienen agua potable. Nos preocupa la idea de cerrar prematuramente regiones o programas, por ejemplo, el programa de agua en el municipio de El Sauce. Hay un 98% de cobertura de agua, pero estimamos que solo el 38% tiene cobertura con agua potable. Para continuar con la confianza de que estamos listos para cerrar el programa de agua en una región, el personal ha estimado cuántos sistemas de agua por tubería con cloración serían necesarios:

Annotation 2019-08-06 104729.png

Algunas cosas están fuera de nuestro control, por ejemplo El Sauce, tiene más pozos que grifos en este momento, proponemos que utilicemos esto como un indicador para planificar el cierre del programa de agua en cada región. Estimamos que dentro de este período de cinco años podemos cerrar el programa de agua en al menos dos regiones.

 

Agua limpia y sistemas que siguen funcionando.

EP apoya a las comunidades para mantener sus instalaciones a través de la formación y el apoyo de los Comités de Agua Potable y Saneamiento (CAPS). Las/los educadores/as y promotores de EP ayudan a formar y capacitar a los CAPS, brindando apoyo intensivo durante al menos dos años después de la construcción de su proyecto de agua y/o saneamiento. Promovemos la higiene y enseñamos a las personas cómo evitar la contaminación del agua y proteger el medio ambiente. El personal de EP monitorea las comunidades al menos dos veces al año durante 5 años después de la construcción. EP brindará asistencia técnica a corto plazo a una comunidad cuando el CAPS solicite nuestra asistencia para que su sistema cumpla con los estándares.

 

Nuestro trabajo de higiene termina cuando una comunidad tiene la capacidad de proporcionar agua limpia a sus residentes, de acuerdo a lo siguiente:

 

  1. El agua tomada del punto de entrega (un pozo o un grifo) pasa una prueba de agua el 75% del tiempo. Actualmente, el agua pasa el 61.6% del tiempo (datos de 2018).

  2. Los proyectos de agua y saneamiento en las comunidades todavía están en buena o excelente condición 5 años después de la fecha de finalización del proyecto al menos el 93% del tiempo. Actualmente, el 88% de los proyectos construidos en los últimos cinco años se encuentran en buenas o excelentes condiciones.

 

El impacto a largo plazo de este trabajo se medirá por el número de comunidades que se “gradúan” del programa educativo.

 

Mejorar el suministro de agua.

EP trabaja con las comunidades para mejorar la cantidad y la calidad del agua en una región a través de actividades que mejoran el flujo de agua en las microcuencas. Establecimos una cuenca modelo en cada municipio para que otras comunidades y cuencas puedan ver los beneficios del uso de técnicas de conservación del suelo y el agua, incluidas las terrazas y la plantación de árboles. A más largo plazo, las comunidades verán un aumento en los flujos de agua y los rendimientos de los cultivos.

 

Medimos nuestro progreso en este programa por el número de acres (o manzanas en Nicaragua) que se inscriben para la protección y/o conservación de cuencas hidrográficas. En 2018, teníamos 194 manzanas inscritas. Nuestro objetivo para los próximos cinco años es llegar a 1,100 manzanas. El impacto a largo plazo de este trabajo se medirá por un aumento en los flujos de quebradas y manantiales, un aumento en la cobertura del bosque y un aumento en la cobertura de los pastizales.

 

Nuevas direcciones y tácticas para 2019-2023.:

• Mejorar nuestro alcance educativo y mejorar cambio de comportamiento en las comunidades:

o Poner en un grifo o un inodoro no es suficiente. Los beneficios para la salud se multiplican sustancialmente cuando las personas también aprenden a lavarse las manos. Vamos a ver nuevas estrategias y metodologías como:

▪ Incluir capacitación en higiene menstrual.

▪ Mensajes de texto, televisión, radio nacional y/o redes sociales para mejorar los mensajes, especialmente en relación con la calidad del agua. Estos se utilizarán en nuestras campañas.

▪ Establecer alianzas municipales y nacionales para promover comportamientos saludables y amigables con el ambiente (a través de campañas de salud pública en Nicaragua)

• Aumentar la participación de las mujeres.

o La participación de las mujeres aumenta la efectividad de la gestión comunitaria y apoya la sostenibilidad de nuestro trabajo. Por lo tanto, trabajaremos para:

▪ Alentar a las mujeres a crear empresas sociales de agua y saneamiento para ayudar a que EP llegue a más personas.

▪ Alentar a las mujeres a asumir un mayor rol en la gestión comunitaria de los proyectos.

• Expandir nuestro trabajo a una nueva región

o A medida que nuestro trabajo en algunas áreas geográficas llega a su fin en algunos programas, especialmente el agua, tenemos la oportunidad de utilizar ese presupuesto que antes se asignaba al agua en una nueva región.

 

También vemos estos próximos cambios en nuestro contexto:

• Nos estamos preparando para aumentar la demanda de inodoros en lugar de letrinas, de manera similar a como la demanda ha pasado de los pozos a los grifos en los últimos 10 años.

• Incluiremos puestos de salud en la implementación de proyectos de agua y saneamiento cuando desarrollemos proyectos en los que estén ubicados para promover una mejor salud para todos.

Presupuesto

Escenario 1, política normal

Annotation 2019-08-06 104814.png

Escenario 2, disturbios políticos, pocos grupos de voluntarios/as.

Annotation 2019-08-06 104836.png

 • La principal diferencia es que hay mucho menos grupos de voluntarias/os entre los dos escenarios y una inflación mucho mayor en el escenario 2; 2% vs 7% en promedio. La inflación podría ser incluso mayor en el peor de los casos.

• Si los disturbios políticos continúan durante varios años, tendremos que recaudar fondos aún más para cubrir una inflación más alta, a pesar de los costos más bajos debido a la falta de grupos de trabajo.

• Para hacer que este crecimiento funcione, debemos considerar estrategias para la recaudación de fondos. Planeamos profundizar las relaciones con los donantes mayores, hacer que el director viaje más para reunirse con fundaciones, asistir a conferencias y aumentar nuestra presencia en general, especialmente en los EE.UU.

• Aquí se contempla una nueva región como se mencionó anteriormente, ya que los gastos de proyectos disminuyen en 2-3 regiones.